Un año de la sanción de la IVE: Estrategias para decidir

Compartirlo

Por Pamela Soto*

Hace un año, las mujeres y personas gestantes lograron una ley importante que garantiza el derecho a decidir sobre nuestras cuerpas. 

La Ley 27.610 de Interrupción Voluntaria del Embarazo es un hito en la lucha feminista de las argentinas y de Latinoamérica ya que, su sanción, fue el empujón que necesitaban compañeras de la patria grande para iniciar su propia lucha por el aborto legal en sus países. 

La norma fue fuertemente resistida por los sectores más conservadores del país y de nuestra provincia. En Chaco, una medida cautelar presentada por sectores antiderechos, impidieron que la IVE pueda ser aplicada plenamente hasta marzo, debido a que la Justicia falló a favor de las mujeres y desestimó las objeciones a la Ley. 

Desde entonces, existen en la provincia del Chaco cuatro servicios de Salud Pública a los que las personas gestantes pueden acudir para realizarse una IVE o una ILE. 

Ellos son: el Servicio de Tocoginecología del Hospital Perrando de Resistencia, el mismo área pero del Hospital 4 de Junio de Sáenz Peña, del Hospital Bicentenario de Castelli y el Hospital Salvador Mazza de Villa Ángela. También existe un servicio especial en la Región Sanitaria Quinta del Interior provincial. 

Según informes del Ministerio de Salud de la Nación, 32.758 interrupciones de embarazo realizadas en condiciones seguras en el sistema público del país.

Por otra parte, se determinó que en el primer semestre del 2021, 5.600 personas gestantes abortaron acompañadas por Socorristas. Seis de cada diez personas que buscaron acompañamiento tenían entre 18 y 28 años, y el 4 por ciento eran adolescentes. 

Otro dato significativo es el aumento de consultas por interrupciones de embarazo al 0800-222-3444, la línea gratuita y confidencial del Ministerio de Salud. Entre enero y noviembre de este año llegaron a 19 mil casi la misma cantidad que se habían recibido entre 2010 y 2020.

Estas cifras demuestran la enorme necesidad de las mujeres y personas gestantes de contar con una herramienta que les permita elegir si continuar o no con un embarazo no deseado. También legitiman la ley y las políticas públicas estatales en materia de salud sexual y reproductiva. 

Ilustración de Melisa Sotelo.

¿Qué establece la ley?

La Ley 27.610 establece que las mujeres y personas con otras identidades de género tienen derecho a interrumpir su embarazo hasta la semana catorce (14), inclusive, sin tener que explicar los motivos de su decisión, o y cuando el embarazo es resultado de una violación o si está en peligro su vida o su salud (que también es una de las causales para acceder a una ILE).

Asimismo, todas las personas tienen derecho a la atención post aborto más allá de si el mismo se produjo o no en las situaciones previstas por la ley, y al acceso a métodos anticonceptivos de forma gratuita o bien, deben ser cubiertos por obras sociales o prepagas. 

Vale aclarar que la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) hace referencia al derecho al aborto en las siguientes situaciones: Si el embarazo es producto de una violación; y si está en peligro la vida o la salud de la persona gestante. Ambas causales están establecidas en el artículo 86 del Código Penal Argentino, desde hace más de 20 años. 

¿Cómo acceder a una IVE o ILE?

Existen dos tipos de formas legales de acceder a una interrupción del embarazo: La Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y la Interrupción Legal del Embarazo (ILE). 

Las personas gestantes que se encuentren dentro de las 14 semanas inclusive de gestación pueden solicitar la IVE en el mismo día de la primera consulta médica. 

Para realizar la práctica se requiere de la firma del “consentimiento informado” de la persona gestante. El consentimiento es el proceso por medio del cual una persona, tras recibir toda la información necesaria y tomar una decisión, autoriza o no al profesional de la salud para realizarle una práctica sanitaria. Está enmarcado en los principios de autonomía de las personas, confidencialidad, privacidad y acceso a la información.

Para la ILE, en casos de violación, la persona tiene que firmar una declaración jurada, nunca es necesaria una denuncia judicial o policial de la violación para acceder a la práctica médica.

En los casos en que el embarazo ponga en peligro la salud o la vida, además de la firma del consentimiento informado por parte de la persona gestante, el equipo de salud debe constatar y hacer constar en la historia clínica esa situación de salud.

Tanto para la ILE como para la IVE, el consentimiento debe ser firmado por escrito. Lo central es que este documento sea claro y accesible, y puede emitirse en cualquier formato braille, manuscrito, digital, audio, etc.) o idioma, incluyendo lenguas originarias.

Para acompañar el proceso de decisión de interrupción del embarazo de una persona gestante, la ley establece la creación de consejerías. En Chaco esas consejerías están garantizadas en los cuatros hospitales mencionados, así como también la atención post aborto y proveduría de métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados. Todo esto, en el ámbito de la Salud Pública. 

Adolescentes, niñes y personas con discapacidad

Si bien, el consentimiento informado lo firma la persona gestante que solicita la IVE o la ILE dedido a que todas las personas, con y sin discapacidad, tienen derecho a autorizar por sí mismas la práctica. En el caso de niñes (antes de los 13 años) deben estar asistidas por una persona que ejerza formal o informalmente roles de cuidado. Les adolescentes pueden, en general, acceder a la IVE o a la ILE en forma autónoma 

Por otra parte, tanto para adultos como adolescentes o niñes, acceder a la práctica de IVE o ILE no puede demorar más de 10 días corridos desde que la solicite.

Para más información, consultas o en caso de inconvenientes, se encuentra disponible la Línea salud sexual 0800 222 3444 para todo el país. 

(*) Periodista