Violentadas

VIOLENTADAS: comunicación con perspectiva de género

Compartirlo

“El femicidio es una ínfima parte visible de la violencia contra niñas y mujeres, sucede como culminación de una situación caracerizada por la violación reiterada y sistemática de los derechos humanos de las mujeres”. Marcela Lagarde.

“Es un sistema que tenemos que romper, un sistema heteropatraiarcal: es el sistema capitalista”, dice, y va al hueso del asunto, Mariana Gonzalo, comunicadora y militante del colectivo feminista Mala Junta, en uno de los primeros segmentos de VIOLENTADAS, documental web interactivo realizado en el Chaco por lxs comunicadores Mónica Kreibohm y Mario Anic.

Estructurado a partir de trece potentes entrevistas y testimonios, VIOLENTADAS aborda sin ambages, aunque sin estridencias, la que tal vez sea la problemática más determinante de la última década: la violencia contra las mujeres. Lo hace, básicamente, con la formulación de preguntas muy precisas: ¿por qué se da esa violencia?, ¿qué la sostiene?, ¿qué la legitima?, ¿con qué recursos contamos para abordarla?

Con muy buen tino, lxs realizadores del documental trazaron el desarrollo argumentativo de VIOLENTADAS desde seis categorías (“Violencia machista”, “Violencia obstétrica”, “Violencia mediática”, “Asistencia”, “Secuelas”, “Femicidios”), seis categorías que, por un lado, buscan una aproximación a aquellos interrogantes, y por el otro, proponen un cuestionamiento permanente a, por así decirlo, la administración del poder.

Los recursos que ofrece el formato documental interactivo permiten, asimismo, que cada una de esas categorías pueda ser visualizada por separado, sin por ello perder su “integralidad”. Y son las voces de les entrevistades las que ordenan y dan sentido a este artefacto comunicacional novedoso y, aunque suene a lugar común, necesario. Nacido como trabajo de tesis —de hecho, sus realizadores obtuvieron con él sus licenciaturas como comunicadores sociales—, VIOLENTADAS constituye una herramienta ágil y accesible, con información bien dispuesta y actual que se aprecia por su potencial político y pedagógico.

Es también gracias a este formato web interactivo, que VIOLENTADAS gana en contundencia y concisión: basta con apreciar su portada —pañuelo verde y remera negra en primer plano, la consigna “QUE ARDA”—, que funciona como declaración de principios. Un zócalo por debajo puede leerse, como un alarido elemental, el Artículo 4 de la Ley 26.485: “Se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal. Quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes”.

Sin embargo, a “renglón seguido”, se nos dice que,  según el Observatorio de Femicidios de Argentina “Adriana Marisel Zambrano” de la Casa del Encuentro, en la última década 88 mujeres fueron asesinadas en el Chaco por violencia de género.

Semejente contraste entre la palabra de una Ley y la realidad efectiva, estremece y sirve en bandeja el primer interrogante, más bien básico: ¿qué ocurre ahí?

A modo de posible respuesta, o bien como propuesta de diferentes interpretaciones, VIOLENTADAS ofrece la palabra y la voz de referentes, especialistas, militantes víctimas, que van —nunca tan oportuno el término— deconstruyendo la problemática “Violencia contra las mujeres”; van planteando sus distintas aristas, sus mecanismos de legitimación y las posibles maneras de afrontarla.

El camino que propone este docuweb es sencillo: del abanico que abre la Violencia machista, se plantean dos de las formas de violencia más naturalizadas: la violencia obstértrica y la violencia mediática. La primera, sostenida desde un sistema sanitario que, como bien señala Mónica Kreibohm, acciona sobre y contra el cuerpo de la mujer, ya sea desde la acción concreta como desde el lenguaje. Y por otra parte, la violencia mediática, cuyo lenguaje “acciona” sobre las representaciones acerca de “lo que debe ser un hombre”, “lo que debe ser una mujer”.

Una vez planteadas esas formas de violencia, VIOLENTADAS se desglosa en los mecanismos de Asistencia a las víctimas: las entrevistadas —mujeres que forman parte activa del servicio de asistencia— describen, punto por punto, en qué consiste su tarea, la voluntad militante y, muchas veces, la precariedad con que la desarrollan.

Kreibohm y Anic, les realizadores, ponen el foco, además, en dos femicidios trístemente emblemáticos ocurridos en la provincia: el de la docente Verónica Romero, a manos de su ex pareja, en 2013; y el de Juana Gómez, niña qom femicidio ocurrido también en 2013, en Quitilipi. VIOLENTADAS expone estas causas, estos dos femicidios, para dar cuenta, por un lado, de las Secuelas que provoca la violencia contra las mujeres en su expresión más cruenta; y, por otro, de los mecanismos con que cuenta la justicia para establecer —como bien señala el documental— “la reparación de memoria y justicia para las mujeres en el Chaco”.

De entre las virtudes y grandes intenciones de este docuweb, probablemente sean su honestidad y su espíritu pedagógico lo que más se agradezca; la sutileza y seriedad con que sus realizadores hacen avanzar el relato, el ritmo punzante y didáctico de cada testimonio. Todo eso, sumado a la novedad de su formato, lo hacen imprescindible.

Para acceder al docuweb, hacer clic aquí: https://violentadaschaco.wixsite.com/violentadas

VIOLENTADAS es un documental interactivo sobre violencia contra las mujeres en el Chaco producido por Mario Anic y Mónica Kreibohm, con la colaboración de Francisco Retamozo y Edu Barreto, en el marco de la tesina de grado de la Licenciatura en Comunicación Social de la Universidad Nacional del Nordeste.