Activa y feminista

Compartirlo

La Ley de Ministerios 3.108-A otorgó facultades antes inexistentes a la vicegobernación de nuestra provincia, liderada por Analía Rach Quiroga, una mujer feminista que, junto a un equipo compuesto por mujeres, está logrando transverzalizar la perspectiva de género a cada proyecto y política de gestión.

Hace seis años, un 3 de Junio, una manifestación de mujeres convocadas por el grito de Ni una menos irrumpía en todo el país, conformando un movimiento que ponía en la arena pública el hartazgo de la violencia patriarcal, y se convertía en referente mundial para el reclamo de derechos para mujeres y disidencias.

Desde 2015 se selló un compromiso a partir del cual se construyeron redes políticas y solidarias que encarnarían la lucha contra la violencia hacia las mujeres, por el aborto legal, seguro y gratuito, y por la igualdad de oportunidades para mujeres, identidades femeninas y disidencias en Argentina. 

En nuestra provincia, aquellas demandas comenzaron a convertirse en política pública a partir de diciembre de 2019, a través de Planes de Gobierno. Uno de los puentes fundamentales para que ello fuera posible fue la sanción de la Ley de Ministerios Ley 3108 – A, que entre otras iniciativas modificó las competencias de la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros.

Es así que Analía Rach Quiroga se convirtió en la primera vicegobernadora en la historia de nuestra provincia, y simultáneamente la primera funcionaria en ese cargo con facultades propias. A partir del 2015 la nueva oleada que irrumpió en la política argentina, propuso el feminismo como un modo de hacer política, y de ese modo transversalizar la perspectiva de género en toda política de gobierno.

Asistir y monitorear el diseño de planes y programas de gobierno, las acciones territoriales de las secretarías y ministerios, y las estrategias transversales que contribuyan a la plena igualdad; diseñar las acciones de comunicación, son algunas de las tareas que competen al cargo.

Previo a la sanción de la Ley 3.108- A, las funciones de un vicegobernador chaqueño eran las de reemplazar al gobernador en su ausencia y ser vocero del Poder Ejecutivo en la Cámara de diputados. A partir de la incorporación de la perspectiva de géneros en el gobierno, es una mujer quien lidera la transformación que se está gestando, con ramificaciones hacia el interior de la provincia.

A dos años y medio de iniciada la gestión de este gobierno, se pueden destacar acciones sin precedentes, como la aplicación de la Ley Micaela —que insta a la capacitación obligatoria en cuestiones de género para quienes se desempeñan en la administración pública—, el Plan de Igualdad de Géneros —una herramienta de planificación para impulsar políticas públicas, desde todas las áreas de gobierno, para lograr la igualdad de géneros en toda la provincia—, la publicación del Manual de buenas prácticas para una Comunicación No Sexista,  que busca erradicar las discriminaciones y negaciones establecidas desde el lenguaje.

Entre esas medidas se destaca el Plan para prevenir y erradicar las violencias por razones de géneros, presentado en conjunto desde  la Unidad de Coordinación y Monitoreo de Políticas Públicas para la Igualdad de la Vicegobernación y la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros. Este Plan propone ordenar y unificar las prácticas de asistencia a víctimas de violencia por razones de género, así como administrar y distribuir democráticamente los recursos técnicos y económicos para que lleguen de manera equitativa a toda la provincia.

Estos planes de gobierno son elaborados a partir de una mirada antipatriarcal y feminista, buscando cuestionar aspectos culturalmente arraigados en la sociedad y deconstruir el sentido común que naturaliza las desigualdades y violencias y transforma al Chaco con acciones políticas concretas.